jueves, 17 de septiembre de 2015

FORMAS DE CONTAR UNA HISTORIA (Contiene el relato "Vida y circunstancias de Norberto Cantueso")


Escribir un relato no es tarea sencilla. 

En el proceso de interiorización ha de tenerse en cuenta la fuente de inspiración: para unos es la vida que circula y respira a su alrededor, para otros las noticias que leen en revistas y periódicos con más o menos transcendencia y para todos, digan lo que digan, la mayor fuente de inspiración es su propia realidad; en algunos casos, puesta de manifiesto tan evidentemente que les delata, sin embargo, otros autores se esconden tras los personajes.  

Tras el proceso de interiorización llega el momento de la expulsión, o lo que es lo mismo, cómo contar la historia:
- Desde el nacimiento hasta la muerte del personaje como ocurre, por ejemplo, en El Lazarillo de Tormes. 
- Desde un momento crucial en la vida de uno o varios personajes.
- A partir de una crisis o acontecimiento que produzca un giro notable en la vida de los personajes.

Y para mejor entendimiento aporto unos esquemas aclaratorios a modo de CONSEJOS:

1) Contar la historia desde el nacimiento hasta la muerte, o porque suene menos cruel, desde el principio hasta el fin. 

 
Principio  -------------------------------->   Fin

Podemos considerar en este caso que el principio de la vida del personaje coincide con el principio del relato, y el fin de la vida con el fin del relato. Pongamos un ejemplo de historia que se me ocurrió un día.

Lo que podría ser el comienzo de la vida de un tal Norberto: 
La noche en que Norberto Cantueso llegó al mundo, las estrellas estaban ausentes y sólo un espeso manto negro cubría su cuna. Su madre dormida junto a él en un lecho frío de muerte, ni siquiera le acercó el pecho para que empezara a alimentarse; desde aquel instante, pese a sus escasas horas de vida, adivinó Norberto que tendría que procurarse el sustento él solo. 

Bien podría terminar:
Aquella embriaguez, fruto del fruto divino de la vid, le hizo cerrar los ojos. Tantas veces deseó ese momento, que Baco, sin venirse a razones, le llevó con él.

 2) Contar la historia desde un momento crucial en la vida de uno o varios personajes.                            
                           Principio  ----------- Momento ---------------------------->   Fin
                                                         crucial = Principio del relato

Es ahora cuando no se debe confundir el término principio. Tomado el principio como inicio de vida del personaje y fin como su final, el momento crucial es a partir del cual se inicia el relato, poniendo en la llamada cuartilla de sucio los acontecimientos que solo el escritor conoce como principio de vida del personaje, que no tiene por qué llegar de forma directa al lector, aunque sí sobreentendida. El relato terminará con el final de la vida o bien en el momento que el escritor decida. 

Seguimos con el personaje anterior: 
Habiendo llegado Norberto Cantueso a la edad de veinte años sin más aspiraciones que las de ratear por las calles de la ciudad, cuidándose mucho de que la guardia no le prendiera, cayó enfermo de extrema gravedad sin comerlo, pues apenas le llegaban las monedas que sacaba mendigando para ello, y sin beberlo que aunque probara el vino a hurtadillas en las tabernas cuando algún consumidor daba la espalda al vaso, llevaba más de dos semanas sin probar gota. Lo dicho. Le sacudió un jamacuco que hubo de guardar reposo bien de tiempo, pero tan a gusto estaba encamado después de probar los adoquines de la calle, que en vez de sanar se empeñaba en dar muestras de retroceso por guarecerse entre sábanas y caldos calientes un día más. La venta de acogida no estaba mal, tampoco lo estaban el amo y el ama y ni que decir la criada. La vida de Norberto Cantueso había tomado aire fresco y marchaba por nueva andadura….

Y ahora bien pudiera acabar la historia como en el párrafo anterior o bien en otras circunstancias, pongamos por caso:
Bien merecida tuvo Norberto la herencia del amo, sin hijos y ya viejo, que cedió sus pertenencias a quien le sirviera de buen criado, casado con la criada y saturado de hijos. La venta no cambió de nombre pero sí de dueño, aunque los asiduos no se percataron de nada.


3) Contar la historia a partir de una crisis.   

Principio ---------------- Crisis = Principio del relato  -------------------->  Fin
  
Digamos que el término crisis viene a significar algo parecido a lo que en el párrafo anterior denominé momento crucial, y toda la teoría anterior es perfectamente aplicable. 

Supongamos, pues, que la vida de Norberto va a ser narrada a partir de una lucha intestina entre guardias y delincuentes:

Corría por las calles Norberto Cantueso escabulléndose de la multitud encrespada, y en su carrera veloz, secuestró un manto de noble, arrebató un sombrero con pluma, destendió unos calzones de varón que se asoleaban al relente aunque aún estaban húmedos y que por ventura reposaban junto a una camisa de la que sin duda también se apropió. Las voces le salían al encuentro por todas partes,  e incluso las escaramuzas amenazaban con alcanzarle, pero él, hábil, acostumbrado a salir solo adelante desde el día mismo en que lo alumbrara su madre, alcanzó las tapias del convento de las Beatas Nuevas; de un salto se plantó en el jardín, al lado mismo de un sarmiento, cambiando allí sus harapos por los de noble  ante la estupefacta mirada de una joven novicia. Luego dijo:
-  ¡Espléndido día hermana y bonito jardín! Fe ciega tengo en su palabra pues como bien sabrá es grandísimo pecado desvelar secretos y éste es el nuestro.
 La novicia movió en sentido afirmativo la cabeza, momento en que Norberto aprovechó para concluir la charla.
-  ¡Vive Dios que ese gesto me parece un juramento y los juramentos no se quebrantan!
Volvió a saltar el muro y se paseó por la ciudad como un hombre nuevo.

El final, pudiera ser cualquiera de los ya expuestos o bien:
No en vano su aspecto de caballero, pese a no contener ni una moneda sus bolsillos, ganóse la confianza del amo de la venta que le ofreció cama y comida; la del ama, camisa lavada y planchada; la de la criada, que se encargaba de calentarle el lecho, y todo a cambio de que convidara y diera conversación a los clientes. Entre tanto, cuanto más consumo más beneficio, cuanta más distracción más sisa, y cuanto más beneficio y más sisa más mimos para Norberto, que aprendió a recitar poemas y a contar historias tan disparatadas que la risa y el vino corrían a raudales…. 

Autorretrato. Una mano tocando la cara (Oskar KoKoschka)

Cuando le envié a María los ejemplos me correspondió con un mil gracias, pero maliciosa me preguntó
-          ¿Y el título?
Yo le respondí teóricamente que el título es la síntesis de todo lo narrado.
-          Eso ya lo sé. Me refiero al de tu texto.
-         Vida y circunstancias de Norberto Cantueso © Pilar del Campo Puerta.
-         Por cierto –insistió ella- ¿es un cuento o un relato?

¡Espero que te haya gustado! Continuará...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar en esta página.