jueves, 28 de mayo de 2015

USA LA BIBLIOTECA

El escritor  debe apoyarse en todos los recursos que tenga a su alcance para escribir su obra y, en la mayoría de los casos, aún haciendo uso de sus vivencias y sacando fuera sus sentimientos, debe documentarse si quiere no tener errores.

Hoy en día la mayoría nos ayudamos con las nuevas tecnologías y, prácticamente, sin salir de casa lo tenemos todo solucionado, solo hace falta meterse en cualquier buscador y localizar lo que queremos;  sin embargo, ni todos los buscadores son buenos ni tampoco sirve todo lo que encontramos; o peor aún, no encontramos que lo que buscamos. Por eso, la biblioteca y el centro de documentación son los mejores aliados de los escritores.

La biblioteca es un espacio lleno de conocimiento contrastado, veraz, organizado y puesto en bandeja por quienes más saben del tema: bibliotecarios y documentalistas, no en vano son profesionales de la información con una formación universitaria y amplios conocimientos de búsqueda y solución de problemas para los investigadores y escritores; porque un escritor es un investigador.

Podría, como bibliotecaria y documentalista, escribir ahora de manera teórica sobre las bibliotecas y su importancia, pero prefiero invitar a todos a leer el Manifiesto de la UNESCO sobre las bibliotecas.



Por otra parte, la biblioteca es buen escenario para desarrollar una historia, Son muchos los libros donde la biblioteca es protagonista indispensable para el argumento, y dónde ésta juega un segundo papel, el de enseñar. 

Entre esos títulos señalaré uno que seguramente ha leído la mayoría, EL NOMBRE DE LA ROSA, de UMBERTO ECO, donde además de la intriga hay una buen paseo por la biblioteca monástica del siglo XIV.


En la obra en la que puede leerse:

"Debería haber estado preparado para las sorpresas de la biblioteca..." 

"La biblioteca está construida de acuerdo con una proporción celeste a la que cabe atribuir diversos y admirables significados".

"¿De modo que una biblioteca no es  un instrumento para difundir la verdad, sino para retrasar su aparición?"

También la literatura infantil y juvenil tiene la biblioteca como escenario donde se desarrollan infinidad de acontecimientos. Recientemente he realizado una ponencia que trataba del tema y tomaba como ejemplo varios títulos:

EL PALACIO DE PAPEL de JOSÉ ZAFRA, donde puede leerse:

“Y es que la vida de los ratones de biblioteca es como un milagro: alimentan sus inteligencias con la misma sustancia con la que llenan sus estómagos, el papel, lo que hace que el estudio no represente para ellos ningún esfuerzo.  Comen lo que leen y leen lo que comen”
Recomendado a partir de 8 años


LA PALABRA DESAPARECIDA de CARLOS PUERTO:  

"En la biblioteca encontraréis todo lo preciso para estudiar".

Recomendado para 10 años



 “… tenía serias dudas sobre el valor de su biblioteca. Por ese motivo había decidido venderla…” “… tenía serias dudas sobre el valor de su biblioteca. Por ese motivo había decidido venderla…” 

Recomendado para 12 años


ROMA NO PAGA TRAIDORES de EMILIO CALDERÓN:

“…Como consecuencia de la guerra que libraron Julio César y Pompeyo en Alejandría, se quemó la famosa biblioteca, que era el tesoro más apreciado de los alejandrinos…” “… Cuatrocientos mil volúmenes guardaba la biblioteca original…” 
“… Hasta su incendio, existía en Alejandría un cuerpo de funcionarios que reclamaban todos los libros que viajaban a bordo de los barcos que recalaban en el puerto. Cada libro era copiado, y cada copia pasaba a formar parte de los fondos de la biblioteca. Zenódoto se encargaba de clasificar los manuscritos. Calímaco de Cirene, famoso por sus epigramas, hacía las transcripciones, y mandó traducir manuscritos del griego, del acadio, del hebreo, del egipcio y de otras muchas lenguas. Escritores como Licofrón de Eubea y Alejandro de Etolia, miembros de un grupo de poetas alejandrinos denominados “La Pléyade”, se encargaban de clasificar las obras dramáticas. El filósofo Menedemo, el médico Apolodoro, el matemático y astrónomo Aratos de Cilicia, o el retórico Sosibio debatían en las escalinatas de la biblioteca…”
Lectura juvenil


¿Dónde lleva toda esta explicación? A hacer uso de la biblioteca en el sentido más amplio de la palabra y del concepto. En primer lugar, por ser el lugar donde la concentración de conocimiento está asegurada y, segundo, porque una biblioteca puede ser siempre fuente de inspiración para los escritores.

CONSEJO: Cuando parezca que las ideas están dormidas, un paso por una biblioteca hará que vuelva a fluir el pensamiento y la inspiración.

CONSEJO: Abrir un libro por cualquier página y señalar una palabra al azar puede ser el comienzo de un relato; si el entorno de escritura es la biblioteca, el relato brotará solo, como el agua de un surtidor.

CONSEJO: Observar a las personas que frecuentan la biblioteca puede ayudar a crear personajes enigmáticos de los que solo se sabe que pasan la mañana o la tarde entre libros, sin levantar la mirada de ellos, e inventarles una vida.

CONSEJO: USA LA BIBLIOTECA.  

La biblioteca (Jacob Lawrence)

¡Espero que te haya gustado! Continuará...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar en esta página.