viernes, 30 de octubre de 2015

CÓMO ACABAR UN RELATO (Contiene fragmentos del relato "Nunca el silencio habló tanto")



Un relato puede acabarse de varias maneras, Veamos algunos ejemplos, aunque cada autor pueda crear la suya propia.

1) Con algún elemento que indica futuro y deja abierto al lector la continuidad.

La primera meta de Nely estaba cumplida. Ahora debía esperar a que el tiempo se aliara a ella.

2) A través de un diálogo.

-          “Gracias señorita Nely” –dijo Gus moviendo sus regordetas manos en el aire.
-          “Gracias a vosotros” –dijo Nely, pero Gus no entendió a qué se refería.

3) Dejando abierta una duda.

Mientras Nely veía a sus alumnos, una vez pasado el peligro, recuperar la alegría se preguntó, cómo hubiera sido la vida de Rita de haber tenido las posibilidades de estos niños.

4) Con una observación mínima.

Tan encariñada estaba con cada uno de aquellos pequeños, que la maternidad le afloró de manera inesperada.

5) Con una acción.

Cerró el libro y reclinó la cabeza sobre su tapa.

6) Con una decisión final, después de haber resumido el final de la obra.

Había cumplido sus objetivos, Gus había llegado a su vida de forma repentina, el ofrecimiento de una nueva investigación le abría otras puertas profesionales y saber  que John estaba cerca le hacía sentirse muy distinta a cuando todo empezó. Ya era imposible dar marcha atrás.

7) Expresando sentimientos.

La grata compañía del niño, su atenta mirada mientras le contaba cuentos y su alegría constante, eran para Nely el aliciente diario para seguir adelante; pero aquella tarde tan especial, Gus abrió los brazos para rodear su cuello y mientras se fundía con él, evocó a Rita.

8) Recuperando algo que se ha perdido

Dentro de aquel libro de cuentos, preparado para amenizar la tarde del jueves, apareció la foto de Rita. Nely respiró aliviada, por unos días creyó haberla extraviado.

9) Haciendo una reflexión

¡Cuánto cariño recibo! ¿Qué hubiera sido de mí de no haberlos conocido?

10) Con un recuerdo u obsesión
Cerró el libro, reclinó la cabeza sobre su tapa y recordó a Rita.

Pensamiento de Mujer Desnuda (Henry Yan)

Después de estas recomendaciones y lecturas, María me pidió que le contara la historia entera.
-  Tengo que avanzar con el libro.
-  Por favor, mientras tomamos café.
-  Está bien –cómo negar algo a una amiga. 


Una vez que Nely llega a la ciudad, entra a trabajar en un colegio de niños con problemas auditivos, y en algunos casos, cierta discapacidad. No está segura de si se va a adaptar o no, pero allí conoce a John, un compañero que lleva ya varios años en el centro y le pone al corriente de todo. En los paseos y encuentros que tienen a nivel profesional, Nely le  habla de su hermana Rita, de su pequeño pueblo, del viejo maestro… Pero el momento estelar le llega cuando la escuela tiene un incendio y hay que evacuar a los niños, allí es donde toma conciencia Nely de la importante labor que desempeña. Otro instante cumbre, es cuando decide hacerse cargo de Gus, un huérfano. 


- Ya ves -dije a María- que la historia no es muy complicada. Va contada seguida, avanza de manera lineal y, al ser un relato, admite varias digresiones.       


CONSEJO: Para empezar un relato, el elemento sencillez es importante, pero dentro de una coherencia textual e intentando que tenga repercusión en el lector. 

CONSEJO: Hay que ver el rostro de los personajes (Nely, John, Gus, Rita) para hacerse una idea de cómo son. Hay que visualizar los espacios (pueblo, escuela).

CONSEJO: Hay que provocar inquietudes e interrogantes.

CONSEJO: Puede escribirse la frase final de la historia e ir buscando la manera de llegar hasta el principio.



¡Espero que te haya gustado! Continuará...


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar en esta página.