miércoles, 21 de enero de 2015

CÓMO Y POR QUÉ ESTE LIBRO, ESTE BLOG, (I)

Digamos, a modo de introducción, que este blog es fruto del libro con el mismo título Escribir: Pensar, vivir, del que se hizo una primera edición en 2003 (Ed. Magalia), y después otra saneada y mejorada en 2005 (Ed. Cardeñoso).

Consejo - Cualquier escrito es siempre mejorable y solo está totalmente terminado cuando el autor lo decide, porque el creador nunca encuentra el final de su obra, siempre quiere más, por tanto: Hay que aprender a poner límite y parar a descansar.
Erguetismo realismo 46 (José Ergueta)
Reza en el final del libro, que ya comenté está narrado como una historia, novelado: 

Este libro empezó a gestarse en mi interior en octubre de 2000,
comenzó a escribirse en diciembre de 2002
y quedó definitivamente finalizado en julio de 2003,
habiendo en Madrid unos cuarenta grados a la sombra.

Siempre centrado por motivos estéticos.

Como puede verse, han sido en total cinco años escribiendo un libro sin prisa pero sin pausa, a pasito lento pero seguro, constante, con precisión, con cuidado, poniendo límite. 
No obstante, siempre puede haber fallos en un libro porque es tanto lo que se dice, tanto lo que se escribe que por mucho que se revise siempre hay un gazapo escondido que asoma cuando todo está terminado. Entonces te sale un grito de guerra: ¡No es posible! 

Sí. Sí es posible. Puede ser desde un error de imprenta (los más corrientes y pasables) a un error típico de los tiempos modernos con el "corta y pega"; pero también puede producirse un error de escritor y vuelves a decir:  ¡No es posible! Entonces queda como opción recurrir a la fraseología: 

"La imperfección es bella", conclusión unánime de Marilyn Monroe y Eduard Punset.

“Si encuentras en estas páginas, lector, alguna cosa demasiado oscura, o poco latinas,
el error no es mío: las ha estropeado el copista mientras se apresuraba a completar para ti el verso fijado…” que escribió Marco Valerio Marcial.

Consejo - Como los errores se cometen sin intención para eso está la fe de erratas, o como dice el refranero español: El mejor escribano echa un borrón.



Sin ir más lejos, en el gran libro de Cervantes, El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, abundan las inconsistencia respecto de la línea temporal del argumento, como puede leerse en Imprecisiones del Quijote.


Para un blog, que es otra forma de expresión escrita no hay tiempo, pero sí debe haber constancia si lo que se pretende es llegar a los lectores. También se pueden cometer errores pero son más fáciles de subsanar.

Además, como escribir es pensar y vivir, que lance una piedra el escritor que no añade también "sufrir".  Por eso, añado una nueva recomendación.


Consejo - Si se quiere disfrutar con la escritura que no sea ésta un sufrimiento que te prive de lo bueno de la vida.



 ¡Espero que te haya gustado! Continuará... 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar en esta página.